Por supuestas irregularidades en la división Salvador a raíz de un “error técnico”.

Fuente: La Segunda. Miércoles 21 de agosto 2019. Fotografía: Codelco.- Un duro informe final que mancha la pronta despedida del presidente ejecutivo de Codelco, Nelson Pizarro, fue el que redactó la comisión investigadora de diputados que indagó supuestas irregularidades en procesos de licitación de la división Salvador de Codelco.

No solo habla de irregularidades en la división a nivel de alta gerencia, sino también de negligencias en la primera línea de la corporación, donde responsabiliza a Pizarro, al actual presidente del directorio, Juan Benavides, y a su antecesor, Oscar Landerretche, así como a sus vicepresidentes de Operaciones Norte, Álvaro Aliaga, de Gestión de Recursos Mineros y Desarrollo, José Pesce, y de Productividad y Costos, José Robles, y a su auditor general César Correa.

Las acusaciones parten a raíz de advertencias de trabajadores y sindicatos de Salvador que habrían detectado errores o incluso posibles manipulaciones en la cuantificación del mineral de Salvador. Sospechas que surgieron a raíz del término anticipado de un millonario contrato con la empresa contratista Santa Elvira (parte del grupo de empresas Prado) y que derivaron en el hallazgo de un error técnico en el plan minero de Salvador, dado que, según consignó el propio Pizarro ante la comisión “hubo descoordinación, pero la causa principal del problema estriba en que se confundieron dos conceptos distintos, que son los recursos minerales y las reservas mineras”. La respuesta de la comisión es taxativa: “Es alarmante y profundamente preocupante que profesionales y ejecutivos de este nivel, que forman parte de la empresa más importante para el Estado de Chile, tengan este tipo de falencias y equivocaciones, que rayan incluso en lo absurdo de no manejar conceptos tan básicos”.

Este error provocó que Codelco llamara a una licitación para movimiento de material por 104 millones de toneladas, “cifra que no correspondía a la planificación oficial” de 2017, “que contemplaba un volumen de 54 millones de toneladas”, explica el informe.

Y por tanto, la comisión de manera unánime, sostiene que “no se trata de ‘descoordinaciones´, como trata de justificarlo Codelco, sino que efectivamente de actuaciones evidentemente negligentes y que rayan en el actuar doloso no solo de profesionales, sino que también de altos ejecutivos de la cuprífera, que dejaron que esto ocurriera, no cumpliendo con estándares corporativos”.

Ante estas acusaciones, Codelco envío hoy a La Segunda una declaración donde afirma: “Una vez detectado este error se adoptaron las medidas inmediatas para evitar la movilización de equipos no requeridos, y adicionalmente, los recursos en exceso del nuevo contrato se movilizaron a otras divisiones con necesidades similares de movimiento de materiales para evitar sobrecostos, lo que se ha logrado satisfactoriamente. A nivel corporativo se han realizado cambios administrativos en sus procedimientos que eviten este tipo de situaciones en el futuro”.

Pero el informe de la comisión reclama que Codelco no sancionó a los responsables, sino que les solicitó la renuncia voluntaria a dos mandos medios y una “amonestación verbal” al gerente de Recursos Mineros de Salvador, Ricardo Miranda. “Es inaceptable que el señor Miranda haya confundido reservas con recursos mineros. Uno de los superintendentes encargados (…) Hugo Adrián, recibió presiones para firmar el informe de recursos, con el cual no estaba de acuerdo”, dice el acta de la sesión del 8 de junio. Según estimaciones del sindicato de supervisores de Salvador, el error en el Plan Minero habría significado un sobrecosto de $93 mil millones.

Comparte esta noticia